?> No siempre el camino más fácil es la mejor opción - MarketingBlog



Ayer hablando con una amiga mía, me di cuenta que muchas veces emprendemos el camino más fácil para llegar a un objetivo en concreto. En un principio puede sonar muy bien, pero a veces te priva de la libertad.

Siempre tenemos la opción de escoger varios caminos a lo largo de nuestra vida. Esto lo podemos aplicar en todos los ámbitos de la vida: pareja, amistades, trabajo, familia, etc. Según donde decides tirar, tu vida tendrá una serie de repercusiones que siempre quedarán marcadas en nuestros corazones; para bien o para mal, no importa, simplemente nos acaba repercutiendo de alguna manera.

Muchas veces tomamos decisiones equivocadas. Lo curioso de todo, es que la gran mayoría de veces hay algo en nuestro interior que nos está avisando que no vamos por el camino correcto, pero aún y así continuamos. Es como si quisiéramos ir en contra de la naturaleza, siempre tenemos la razón, nunca nos equivocamos, y luego vienen las lamentaciones.

La gran mayoría de veces el camino fácil no te lleva a la felicidad

A veces la vida parece que nos ponga una serie de tentaciones que no podemos evitar. Si tenemos esta gran oportunidad de llegar al punto que deseamos de manera sencilla ¿por qué no tirar hacia adelante?

La cuestión de todo, es que pienso que la vida es una escuela donde si aprovamos avanzamos y si suspendemos volvemos a repetir. Es más, si os fijáis, solemos repetir varias veces los mismos errores, y esto es debido porque no nos escuchamos.

La conclusión de todo esto, es que por tomar mal las decisiones por querer ir más rápido de lo normal hacia nuestro objetivo, nos encontramos con una vida que no nos satisface. Os voy a dar unos ejemplos:

Independizarse con tu pareja por probar: muchas veces podemos tener pareja y no ser felices del todo. Pero no obstante, pensamos que si nos vamos a vivir con la pareja puede ser la solución del problema. Pero sabes que no es así, será peor. La repercusión puede ser muy negativa; deudas económicas, depresión y ansiedad.

No afrontar una situación familiar: el camino fácil es evadir un problema, así de esta manera no sentimos presión. Pero ¿qué conseguimos con esto? Perder una persona que seguramente era muy valiosa en tu vida.

No afrontar problemas empresariales: si eres dueño de una empresa y evades el problema financiero, tarde o temprano te acabarás arruinando. Ser consecuente en esto, puede ser una forma extraordinaria de mejorar la situación. Te lo digo por propia experiencia.

Prefiero escoger el camino más largo pero sólido, que ir a lo fácil y no tener nada, sobre todo la felicidad.

¿Y tú¿ ¿Qué prefieres?

Artículo relacionado:

Quizá te guste éste artículo:   ¿QUÉ TIENE QUE VER LA MÚSICA CON EL BLOG?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza estos cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.