¿Te gustaría conocer los tipos de clientes que existen para llevar mejor tu negocio? En este post, hablaré sobre ello.

También te puede interesar: ¿Cómo atraer clientes en un negocio online?

En el momento que emprendes un negocio online, a no ser que trabajes con nichos enfocados exclusivamente para monetizar con Google Adsense, necesitas clientes que compren productos o contraten tus servicios.

Es inevitable. Los necesitas, como ellos te necesitan a ti también.

En realidad los negocios, aunque no lo parezcan, es la mejor expresión de intercambio y convivencia entre personas.

Desde tiempos ancestrales, se ha intercambiado objetos u alimentos para una buena convivencia en comunidad.

Ambas partes se beneficiaban porque, lo que no tiene el uno, lo tiene el otro.

Actualmente, no es muy diferente. Siendo sinceros, estamos haciendo exactamente lo mismo.

Lo único que, a día de hoy, intercambiamos tiempo por dinero mientras se cubre la necesidad del cliente.

Y si nos enfocamos en el mundo virtual, pasa exactamente lo mismo.

Sin embargo, no todo es tan fácil como parece.

Si tienes un negocio online (o físico, da igual), te encontrarás con diferentes tipos de clientes que debes conocer, ya que ninguno es igual al otro.

Es natural, son personas con sus propias ideas y aspiraciones, por lo que debes saber en todo momento qué es lo que quieren.

Pero hay algo más. Tú también tienes que tomar tus propias decisiones.

No todos los clientes son ideales para ti, aunque parezca increíble.

Ya no solamente porque quizás no le interesen tus productos o servicios, sino por tu beneficio propio.

¿Por qué te interesan conocer los diferentes tipos de clientes que hay?

Tener la capacidad de conocer todos los tipos de clientes que hay en la actualidad, es síntoma de que conoces perfectamente tu negocio.

Y algo más: sabes qué cliente es el adecuado para tus intereses.

Sin embargo, también es importante que conozcas los diferentes tipos de clientes que hay porque así sabrás cómo tratarlos y. sobre todo, gestionar sus intereses.

No hay nada peor que encontrarse ante una situación desconocida y no saber qué hacer.

Aunque ya te digo de entrada que es normal.

Si es la primera vez que vas a emprender un negocio, este tipo de desconocimientos es lógico, ya que nadie nace enseñado.

Aprenderás mediante la experiencia, pero si tienes de entrada una ayudita extra, tampoco va nada mal.

Y es precisamente lo que quiero hacer contigo: para que sepas identificar los diferentes perfiles de clientes que hay y sepas en qué situación te puedes encontrar.

Así que mejor vamos a entrar de lleno en la materia ¿no te parece?.

Los 8 tipos de clientes más frecuentes

Seguramente si nos pusiéramos a identificar profundamente todos los tipos de clientes que hay, podría hacer una lista muy larga.

Sin embargo, prefiero centrarme exclusivamente a los 8 perfiles de clientes más habituales que te puedes encontrar.

De esta manera, estoy seguro que aprenderás a identificarlos y sabrás qué hacer con ellos.

Para ello, tengo preparado un vídeo donde te lo explicaré al detalle.

En el vídeo aprenderás:

  • Por qué es tan importante conocer los perfiles de tus futuros clientes
  • Los 8 clientes más habituales que te vas a encontrar con sus características
  • Cómo actuar con cada uno de ellos

¿Listo/a para ver el vídeo? En ese caso, dale al play:

¿Ya sabes identificar los 8 tipos de clientes más habituales? Si es así, me alegro mucho por ello porque esa era precisamente mi intención.
Ahora, si todavía tienes alguna duda, te haré un breve resumen de los 8 perfiles más frecuentes:

1. Tu amigo como cliente

Todos alguna vez hemos tenido como cliente a un amigo. Y, aunque no lo parezca, hay que saber separar el terreno personal de lo profesional.

Básicamente porque muchos de tus amigos te pedirán muchos descuentos por el simple hecho de conocerte en persona (incluso algunos querrán que se lo hagas todo gratis).

Eso sí, tienes que hacerlo todo perfecto porque si no te pedirá explicaciones.

Hazle entender que esto es tu negocio y que tiene que pagar por tu tiempo.

Su tiempo es oro, pero el tuyo también. No lo olvides nunca.

2. El cliente amistoso

Es uno de los mejores clientes que puedes tener porque conectas con él enseguida y te cuenta asuntos personales de su vida.

De hecho, confía mucho en ti y quiere caerte bien en todo momento.

Sin embargo, este tipo de cliente es como una arma de doble filo.

Quizá te guste éste artículo:   ¿Qué es el marketing de contenidos?

Aunque es cierto que confía en ti, seguramente exprima mucho de tu tiempo laboral contándote sus historias.

Eso está genial y son momentos muy divertidos, pero debes poner un límite.

Es decir, no puedes dejar de atender a tu trabajo y a otros clientes por él.

Así que, de vez en cuando, dile que ahora mismo no puedes atenderle para poder avanzar con tu faena.

De esta manera, aunque parezca ilógico, tendréis una mejor relación porque el trabajo siempre estará realizado satisfactoriamente.

3. El indeciso

Es aquel cliente que realmente le cuesta tomar decisiones y esto a ti, como empresa o emprendedor, se te tienen que encender las alarmas.

Básicamente porque por más alternativas que le ofrezcas, siempre encontrarán un pero.

Con este tipo de clientes es recomendable tener paciencia y dar soluciones con pequeñas dosis, de lo contrario se podrían estresar y no tomar ninguna decisión.

4. El tardón

Siempre está el típico cliente que tarda mucho en hacer los pedidos, pero después te exigirá que cumplas con las fechas.

Es un cliente que, aunque verdaderamente no es un muy tóxico, debes aprender a lidiar con él.

En primer lugar, le debes hacer entender que si tarda tanto en solicitar el pedido, no puedes llegar a la fecha acordada.

Lo que sí puedes hacer es darle otra fecha del cual podrás cumplir sin problemas.

Así, de paso, el cliente aprenderá a hacer las cosas antes.

5. El sabelotodo

Este es de los tipos de clientes que ponen a prueba los conocimientos que tienes de tus productos o servicios.

Y más te vale que sepas lidiar la situación porque no solamente no conseguirás que genere conversiones, sino que además es posible que haga alguna queja.

Es una persona que necesita demostrar que sabe más que tú y que encima se ve en el derecho de darte consejos sobre tu propio negocio,

6. El negociador

Es aquel cliente que, nada más entablar contacto contigo, te pide un descuento en el precio de tu producto o servicio.

Su argumento se basa en que conoce a otras personas que lo hacen tan bien como tú (o mejor) a menos precio.

Si lo consigue, es posible que te pierda el respeto y te exija cada vez más a menor precio.

En este contexto, negociar es sano, pero debes ser tú quién lleve las riendas de la negociación.

Así conocerá tus límites y sabrá que está ante una persona con experiencia.

Si finalmente decide no contratarte, quizás ha sido lo mejor porque, seguramente, no iba a ser el mejor cliente del mundo.

7. El agresivo

Los dos últimos perfiles que quedan, los considero como clientes tóxicos y, desde mi punto de vista, debes evitarlos a toda costa.

El agresivo, es aquel cliente que no importa lo que hagas, siempre encontrará carencias en tu producto o servicio.

Y no solamente eso, además, se verá en el derecho de chillarte e incluso amenazarte.

Eso sí, querrá que sigas ofreciendo servicios.

Ante este tipo de clientes hay que mantener la calma porque precisamente busca desesperarte.

Para mi, lo mejor, es que finalices el servicio con esta persona lo antes posible.

Te hará entrar en estado de ansiedad y hará que te cuestiones tu valía.

Si tiene razón es normal y deberás asumir las consecuencias pero, si no es así, huye de él.

Créeme, será un bien para ti.

8. El estafador

Ojo con este perfil de cliente. Es realmente peligroso y, lo suyo, es no trabajar con él directamente.

Eso sí, debes tener picardía y, sobre todo, mucha diplomacia.

El cliente estafador lo podrás descubrir por varios motivos:

  • Te pone en boca cosas que supuestamente tú has dicho cuando no es verdad (por ejemplo en un acuerdo con los precios)
  • Te intentará rebajar el precio lo máximo posible, si es gratis mejor
  • Corres el riesgo de no cobrar por el servicio

Para estos casos:

  • Que firme un contrato
  • Que pague la mitad del servicio por adelantado y el resto al final

De esta manera, sabrá con quién está hablando y que, seguramente, se vaya por donde vino.

De lo contrario, es posible que pierdas tiempo, dinero y paciencia.

Estos son los 8 tipos de clientes más habituales que te puedes encontrar.

Y tú ¿con qué tipos de clientes te has encontrado?

Derechos de foto: Freepik

Uso de cookies

Este sitio web utiliza estos cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.