En realidad si te paras a pensar, la vida consiste en tener una estrategia para obtener los resultados que esperamos. No importa que situación sea, la cuestión es que vas a necesitar unos parámetros a seguir para conseguir tu propósito.

Podemos poner varios ejemplos en la vida cotidiana de una persona. Supongamos que eres un chico y te gusta una chica y quieres conquistarla. Seguramente si ni siquiera la conoces, no te va servir mucho decir me gustas.

Ya que a parte de que no te conoce, seguramente tendrá más ofertas de otros hombres por lo que deberías destacar de los demás si quieres que ella tenga interés en ti. Para ello, vamos a dar lo mejor de nosotros: Confianza, elegancia, que no eres como los demás,… Esto en realidad es un tipo de estrategia que emplearemos si queremos seducir a la chica.

Otro ejemplo muy claro también, se trataría por ejemplo si vamos a una entrevista de trabajo. No nos va servir solo decir que queremos trabajar, ya que ellos saben que precisamente eso es lo que quieres, pero deberás argumentar una serie de cosas para convencer a la empresa de que tu eres el mejor en el puesto y tendrás que demostrar una serie de cosas que muestren la misma, como por ejemplo tu currículum, tu seguridad y mostrar todos los conocimientos de la materia.

Estos dos ejemplos son claramente una estrategia, ya que sin la misma las probabilidades de éxito van a ser nulas.

Esto mismo nos puede pasar a la hora de crear un negocio, porque sin una buena estrategia de marketing estamos perdidos.

Ejemplo de una estrategia de negocio

Recuerdo cuando era comercial de osmosis y descalcificadores, la estrategia a pensar era muy clara: ¿Cómo me van a comprar el pack completo si vale 5000 euros y solo es para consumir agua de calidad y ahorrar costes?

Aunque veas un precio desorbitado, voy a mostrarte según unos estudios de marcado del sector, que en realidad no lo es tanto. Por lo tanto, voy a explicarte como era el procedimineto:

Pedir los gastos del hogar de agua, luz y productos

Si queríamos tener credibilidad, teníamos que hacer un estudio de todos los gastos de su casa: Jabones que compraba mensualmente, como detergentes, suavizantes, cuanto paga de agua cada dos meses ( si no recuerdo mal), la luz… La suma de todo esto, puede variar según la casa obviamente, pero ya tenemos unos importes que lo tendremos a nuestro interés. Más adelante veréis por qué.

Demostrar por qué su agua es de mala calidad

Quién no lo sepa, la osmosis es una máquina que depura muy bien el agua y la convierte en saludable en vez de potable. El descalcificador es una maquina que elimina la mayor parte de cal y hace que ahorres costes en casa.

Ebook gratuito

Cómo ser un emprendedor de éxito

¡Ya somos más de 1.000 emprendedores en MarketingBlog! Recibe todos los posts en tu correo y descárgate 1 e-book gratis de cómo ser un emprendedor de éxito

Una vez explicado esto, íbamos a la cocina, con una serie de productos que empleábamos en el agua y se podía ver la cantidad de cal por un lado y, la calidad del agua a ingerir por otro.

Una vez realizada las pruebas, se puede ver el color verdadero del agua que bebemos y los componentes que tiene esa agua, como por ejemplo herbicidas y pesticidas, materia orgánica, metales pesados… La sensación del cliente era muy clara: Asco por el agua que bebe.

Obviamente, después de ver su calidad del agua, lo primero que piensa el cliente es en comprar agua de botella para beber. Pero la agua de botella hay que tener cuidado, ya que no todas las marcas son buenas. De hecho, desde mi experiencia, la marca bronchales y Bezoya es de la mejores.

Pero lo malo que tiene es el plástico, una materia porosa que puede entrar bacterias y, si lo ponemos cerca de las lejías, los componentes de la misma pueden filtrarse en el agua. Por lo tanto ya demostramos que no es recomendable usar agua de botella de plástico para todo, sobretodo también porque nuestros gastos se multiplican por dos.

Quizá te guste éste artículo:   ¿Qué es el marketing visual?

Asustar con el precio

Una vez que ya el cliente tiene claro todo esto, ahora falta dar los precios de ambos productos. Aquí es cuando viene la estrategia a emplear. Primero se mostraba un precio desorbitado, por ejemplo 8.000 euros los dos productos. Obviamente, el cliente te va a decir que no. entonces viene la segunda estrategia a emplear: La llamada telefónica ( no es broma es cierto 🙂 ).

Una vez que llamas a tu jefe, el cliente ve que te preocupas por el/ella intentando rebajar el precio. Ahora al cliente le dices que las dos cosas juntas vale 5.000 euros. Pese a que es caro igual, ahora el cliente lo ve más barato y lo mejor de todo, le hemos creado un estado emocional al cliente. Por lo tanto, el marketing emocional de entrada a funcionado.

Una vez que hemos usado el comodín de la llamada, colgaremos y mostraremos por qué no es tan caro el producto.

Repasar las cuentas del cliente y lo que se va ahorrar

¿Recuerdas las cuentas que habías pedido al cliente? Ahora es el momento de usarlo a tu favor.

Supongamos que tiene un gasto de 150 euros mensuales de media. en base a esta cifra, la estrategia es la siguiente: Mostramos que ese gasto va a ser eterno si no ponemos una solución, sin contar que se puede incrementar ya que por culpa de la cal los electrodomésticos pueden deteriorarse antes y tener que invertir más dinero todavía. Gracias con estos dos productos, también ahorras reparaciones.

Pues basándonos en estas cifras, le decíamos que por el mismo precio que esta pagando mensualmente el cliente, puede tener el pack de osmosis y descalcificador. Puede financiarlo en 5 años. Cierto, durante esos 5 años pagará ese dinero, pero una vez pagado, sus costes descenderían un 50 %. En pocas palabras, pagaría 75 euros mensuales de gastos del hogar y con garantía vitalicia.

Pese a esta buena estrategia de negocio, nunca puedes asegurar el éxito, pero vas a crear la necesidad al cliente de comprarlo y algo mejor: La confianza que le has generado.

He puesto este ejemplo, porque creo que es de las mejores que puedo darte.

En tu negocio online pasa lo mismo

Si tienes pensado tener un negocio online, sea cual tipo sea, vas a necesitar una estrategia a emplear para tener clientes, ya que sin clientes, no hay dinero ni ventas.

Por lo tanto, vas a tener que emplear las siguientes funciones:

estrategia-1

Estudio de mercado

Esto es imprescindible, ya que si no conoces tu propio mercado ¿cómo vas a vender? Una de las tareas principales será enfocarte en un sector y en un país en concreto para aumentar las ventas, ya que quizás lo que se ofrezca en un país, no interesa en otro.

Estudia la competencia

Otro factor no menos importante, ya que debemos saber que ofrecen otras empresas para tu mejorar la oferta y así captar nuevos clientes y aumentar las ganancias.

No seas muy caro, pero tampoco el más barato

Tenemos que cambiar el chip en la relación precios. No porque cobres más barato vas a tener más clientes, ya que muchas veces esto se compara con la mala calidad del producto y no tener ventas.

Tampoco ser muy caro, porque entonces se irán a la competencia, cosa que no nos interesa. Por lo tanto, tenemos que tener la mejor calidad de servicio que otros a un precio razonable.

Seguramente cada sector es distinto, pero como ya conoces tu campo, mejor que tu no sabrá interpretar estas diferencias 🙂 .

Ahora que ya sabes que la estrategia es importante para alcanzar el éxito en nuestros propósitos, es la hora de que lo compartas en las redes sociales y así este conocimiento llegará a mas personas, personas como tu 😉 .

Suscríbete a mi blog y noticias como estas la tendrás directamente en tu e-mail.

Gracias por la visita!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza estos cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Hola, soy Jonatan de la Serna

Recibe todos los posts en tu correo y descárgate 1 e-book gratis de cómo ser un emprendedor de éxito.