¿Cómo sonreír en momentos difíciles?

¿Cómo sonreír en momentos difíciles?

Sonreír en momentos difíciles no es nada fácil, especialmente porque lo que te haya ocurrido está atormentando tu mente. No obstante, pienso que todo depende de cómo enfrentes la situación, que además te puede ayudar a que sea más llevadera o no.

sonreir-en-momentos-dificiles

Hacía tiempo que no escrbía un post reflexivo. He dedicado más tiempo, como es obvio a centrarme en escribir contenidos de marketing online, aunque ya sabéis que parto de la base de que para mi la vida es marketing, pero eso ya es otra historia.

El post de hoy me ha inspirado un acontecimiento que tuve el miércoles, y lo quiero extrapolar en todos los ámbitos de la vida.

No te asustes. No me ha pasado nada grave ni esto va a ser el fin del mundo, aunque estaré unos días jodido, especialmente por el trabajo, ahora mismo te digo qué me ha pasado.

Si me sigues desde hace tiempo, debes saber que practico deporte y lo considero fundamental como emprendedor. Pues bien, resulta que estaba jugando al fútbol y había regateado a un rival, que en verdad es amigo pero bueno. Estaba al borde de la portería y había un defensa que pretendía quitarme el balón y lo consiguió, con la mala suerte que pisó el esférico, se resbaló y me arrolló. Como es obvio, caí al suelo pero apoyé mal la mano derecha y uno de los dedos, concretamente el anular hizo … ¡Crraackk!! La mitad del dedo se puso hacia arriba, como en forma de L. Sí lo sé, qué sensación ¿verdad? Duele mucho.

Automáticamente el chaval que me arrolló se le puso la cara blanca y me pidió mil disculpas (me pongo en su lugar y me sentiría realmente mal). Seguidamente, se me acercó un amigo mío y me dijo:

“Jony… eso hay que ponerlo en su sitio”- como es obvio y con el acojone le dije:

” ¡Y una mierda!- jajaj, menuda tensión.

Pero el tío no se lo pensó dos veces y al despiste me hizo ¡zass! dedo en su sitio más o menos, pero con curvas. Lo sé,  has pensado… ¡diosss! ¿verdad? 🙂 .

Mientras me estaba duchando estaba pensando en el trabajo ¿ahora cómo escribo? ¡voy a perder dinero! ¿cuánto tiempo estaré así dos meses? ¡ Menuda ruina!.

De todas formas, típico de mi, estaba optimista; es más, hasta hacía bromas mientras me estaban llevando al hospital, a veces pienso que estoy loco.

La locura en el hospital

De camino hacia el hospital ya me estaba planteando que mínimo iba a estar tres horas allí, que eso no me lo quitaba ni la virgen María.

A mi amigo le dije que subiría uno de mis cuñados, que no hacía falta que estuviera conmigo todo el rato y le agradecí mil veces por el favor que me estaba haciendo.

Llegamos al hospital y en serio, aquí empezó toda la locura. Una locura que jamás olvidaré.

Estoy esperando a que me atiendan y empezaron a entrar gitanos sin camiseta con una mujer llorando porque su hijo había tenido un grave accidente (por suerte sólo quedó en un susto). Se desmayó no se cuantas veces y todos los enfermeros corriendo para tranquilizar a la pobre madre. No obstante, no pude remediar pensar en…

” Poneros la camiseta queridos amigos que esto es un hospital no la playa (lo digo por sus acompañantes que eran por lo menos 20).

Me atendieron enseguida, a los 10 minutos y pensé… Joder que rápido. Pero eso sólo fue una mera ilusión, porque aún me quedaba mucho por esperar. Por cierto, entré  en el hospital a las 21:30h.

sonreir-en-momentos-dificiles-1

La cola interminable y la locura en la sala de espera

( voy a resumir o haré un libro). Me llevan a una sala de espera. Como es normal, allí sólo ves caras agrías y con cara de dolor. Pasan las horas y las horas, los mismos que estábamos desde entonces seguíamos allí. Parecía que se hubieran olvidado de nosotros.

Por fin apareció mi cuñado y empezamos a cachondearnos de mi dedo (ver para creer). Seguidamente, que por cierto la mayoría éramos jóvenes, empezamos a hablar de lo que nos había pasado.

Hasta aquí es lógico, pero cuando son las dos de la madrugada y te dice una paciente que estaba allí desde las 17:00H, es cuando piesas… ¡madre mía, no me queda ná a mi!.

Curiosamente fuera de todos los pronósticos me llaman a mi antes que el resto. Y digo esto, porque había un chico como yo con lo mismo que llevaba desde las 18:00H.

Pues bien, me atienden nada, un minuto, me preguntan qué me había pasado otra vez y me dicen ahora te harán una radiografía ¡Joder para eso me llamas! Si ya sabéis que tengo ¿por qué no me mandáis a hacerme la radiografía directamente? Pensé yo con cara de incrédulo.

Al salir todo el mundo estaba con la expectativa de lo que me habían dicho, y al explicar el suceso empezamos a cachondearnos, a reirnos (sólo faltaba contar chistes). Es más, un señor mayor, sin saber por qué, empezó a agitar una coca-cola y al abrir el tapón salió espuma a borbotones, todo el suelo manchado. Como es obvio toda la sala empezó a reirse a carcajadas.

Viendo la expectativa, me dió por decir ¿Oye esto parece una fiesta, unos cubatillas no? Y dijo mi cuñado… Bueno coca-cola tenemos. Otra vez risas y más risas. Los enfermeros se plantearon si estaban de after o trabajando, total, una consulta no lo parecía.

Tras un poco de calma, por fin me llamaron para hacerme la radiografía (me llamaron tres veces) y me dijo el chico que no tenía una rotura ¡si no una luxación! Increíble pero cierto. Al final pensé que la situación no era tan grave y que además me estaba echando unas risas ¿qué más se podía pedir?.

Momento de la internvención

Esto ya fue el colmo, de verdad. Me dijo el enfermero que me iban a poner anestesia, cosa que le extrañó a mi cuñado porque así no se suele hacer. Pero luego lo entendí todo: resulta que eran dos enfermeros de prácticas (sin supervisión de una persona más cualificada) y me empezaron a estirar el dedo para ponerlo en su sitio.

El dolor era horroroso y el tío no era capaz de poner en su sitio el dedo. Y dijo literalmente: “Yo no puedo ahora vengo”. Flipé en colores.

Seguidamente empezaron a entrar enfermeras como si eso fuera una pasarela de modelos y de verdad, una de ellas me cogió el dedo y sin hacer fuerza hizo crack y ” dijo ala ya está”, ni me dolió.

El típico refrán de “más vale maña que fuerza” es una realidad.

Sonríe ante las adversidades, nunca sabes el desenlace final

Es lo que he aprendido de esta experiencia. Hay que sonreír aunque las adversidades aparententen jodidas, ya que a veces todo puede ser mejor de lo que uno piensa.

Ahora tengo una tablilla en el dedo y sólo lo tendre 10 días puesto. Al fin y al cabo no es para tanto. Y fíjate, te acabo de escribir casi 1200 palabras con un dedo.

Además, la alegría cura los males. Así que ya sabes, a malos tiempos buena cara (¿era así el dicho? ni lo recuerdo, da igual 🙂 ), no vaya ser que por culpa de tu negatividad empeores las cosas 😉 .

¿Por qué todos somos egoístas y no lo quieres reconocer?

¿Por qué todos somos egoístas y no lo quieres reconocer?

Todos somos egoístas. Punto. Es una de las afirmaciones más contundentes que he hecho con diferencia a lo largo de mi vida, esto es debido  a mis experiencias adquiridas a lo largo de todos estos años que me ha llevado a esta conclusión. Lo peor de todo es que no lo queremos reconocer.

somos-egoistas

Lo sé, he adelantado un día la publicación del post. Hoy en Catalunya se celebra la Revetlla de Sant Joan (verbena de San Juan) y mañana será festivo y, como mañana quiero descansar, he preferido mover ficha antes de tiempo.

Con este post no pretendo contar una historia, más bien prefiero hacer una reflexión para todos nosotros (yo me incluyo), ya que muchas de las ocasiones no conseguimos lo que anhelamos precisamente por nuestro propio egoísmo.

Seguramente pensarás que estoy equivocado, que tú no eres egoísta porque eres de esas personas entregadas, que das todo lo que tienes a cambio de nada y que haces el bien para tu comunidad. Y mi pregunta es ¿seguro que es así?.

Ponerse a definir el término egoísmo es realmente extenso y profundo y considero que no vale la pena, no obstante, si quieres conocer toda su definición en estado puro visita la wikipedia.

Motivos de los cuales eres una persona egoísta

Reconócelo. No pasa nada. Todos somos egoístas. Es más, en el momento que estoy haciendo este post ya forma parte de este término porque pretendo que visiten mi blog para tener más visitas y repercusión. Es una forma de exigir a los demás, de manera sutil, que lo hagan.

Creo que cada vez lo tengo más claro: el egoísmo equivale a exigir. Quizás no en todos los aspectos de la propia definición, pero sí en su mayoría ¿no me crees? Veamos algunos ejemplos:

Exigir amor

Cuando queremos el amor de alguien exigimos que nos amen también. Lo necesitamos. Es como una llama incandescente que no se apaga, aflora cada vez más y todo porque quizás esa persona no te esté ofreciendo el amor que tú quieres, pero eso no quiere decir que no te quiera.

Exigir cosas materiales

Del amor pasamos a exigir cosas materiales. Se dice que el amor no entiende del materealismo, pero a veces va ligado una cosa de la otra, porque del amor no se come, se consigue gracias al dinero. Pero yo también creo que del dinero se come, sí, pero eso no implica que te brinde amor.

¿Esto que significa? Pues que muchas personas te exigirán cosas materiales para estar contigo cuando quizás uno no puede por motivos ajenos a su voluntad. Ahora ¿exigir cosas materiales es equivalente al amor? Creo que la mayoría de los mortales, no digo todos, no conocemos lo que realmente significa el amor, más bien vivimos el amor en base al egoísmo que no es lo mismo.

Exigir lo que tú das

Se suele decir que una persona da lo que quiere y no se tiene que reprochar si la otra persona no lo hace. Pero ¿cuántas veces alguien te ha dicho… con lo que yo he hecho por ti…

Esto me hace pensar que en realidad esa persona no ha hecho las cosas de corazón 100%, ya que en cierta medida estaba esperando que hicieran lo mismo por él/lla.

Oír pero no escuchar

Oír no equivale a escuchar. La mayoría de veces no escuchamos porque estamos inmersos en nuestro ego y sólo queremos oír lo que queremos. Lo demás no es válido porque no va acorde a nuestros pensamientos.

Buscar la perfección cuando eres imperfecto

La mayoría de veces buscamos situaciones o personas perfectas cuando en realidad es imposible, ya que uno mismo es imperfecto. Lo mejor de todo es que, tras ver los errores ajenos, nos sentimos con el derecho de criticar, difamar y herir, cuando en realidad nosotros mismos nos deberíamos mirar al espejo y cuestionarnos cuántas veces la hemos cagado y nunca lo hemos llegado a reconocer.

Te podría dar una infinidad de ejemplos sobre el término egoísmo. Pero si algo me ha quedado claro de todo esto es que nunca podremos conseguir lo que queremos si somos incapaces de alejar de nuestra vera esta imperfección humana.

¿Por qué no quieres reconocer que eres egoísta?

Reconocer que eres una persona egoísta es doloroso. Además, no tiene cabida en tu mente cuando precisamente estás pensando en todas las cosas que has hecho por los demás y lo poco que han hecho por ti (presuntamente).

Pero ¿por qué es doloroso reconocer que el egoísmo forma parte de tu vida? Veamos porqué.

somos-egoistas-1

Descubres tus errores más oscuros

Reconocer tu egoísmo equivale a ver la realidad de las cosas. Es reconocer tus peores errores más profundos de tu ser. Eso te puede hacer cuestionar tu existencia y tu esencia; nada fácil porque te puede provocar que te preguntes cuál es tu lugar en el mundo.

Deberías pedir perdón a todo el mundo

Todos hemos hecho daño alguna vez. Tanto si has querido como si no, no importa. Si nos tuviéramos que plantear seriamente todo el daño que hemos podido hacer por culpa de ser egoísta deberías de perdir perdón a todo el mundo y también a uno mismo, cosa nada fácil por cierto ¿serías capaz?.

Cuestionarías tu bondad

La mayoría de nosotros nos consideramos bondadosos, pero llegados al punto te lo cuestionarías y, muchas veces, te sentirías sucio y desalmado. Ahora ¿taparse los ojos es la mejor solución?.

Si realmente quieres dejar de ser egoísta deberías reconocer absolutamente todos tus errores, aprender de ellos, saber escuchar a los demás y enfrentarse al dolor que supone esto. Y sólo entonces empezarás a encaminarte en el camino duro del crecimiento personal.

¿A qué viene éste tipo de post si mi blog es de marketing?

Ya sabéis que de vez en cuando hago artículos reflexivos y de motivación, aunque en la mayoría de veces se puede asociar con el marketing, pero en esta ocasión parece que no es así.

Pero sí. En realidad tiene sentido con el marketing, porque el marketing es la vida misma, ni más ni menos.

Ahora, si nos enfocamos en los negocios o en la emprendeduría ¿qué repercute reconocer nuestro propio egoísmo? Aquí van algunos ejemplos:

Tendrás una mente más abierta

El egoísmo limita al individuo. Le limita la capacidad de ver todo lo que hay a su alrededor porque sólo está enfocado a sus pensamientos y, contra más negativo sea, mucho peor.

En este sentido, será imposible que consigas resultados positivos a corto plazo porque tú mismo/a no lo permites.

Ahora, si te desprendes de esta condición, seguramente verás las cosas con más claridad y te ayudará a afrontar los retos que se te presenten.

Tendrás la capacidad de ver los errores de tu competencia

Partiendo de la base de que todos somos egoístas, en el caso que dejaras de serlo, cada vez que fueras a estudiar a tu competencia verías todos los errores que está cometiendo. Algo muy importante porque en ese caso podrías potenciar tu proyecto y seguramente lo subirías a niveles superiores.

Generarás karma real

Ya sabéis la mayoría de vosotros que el karma es crucial para los negocios. Siempre se dice que es importante utilizarlo porque lo que das recibes.

Pero si dejas de un lado el egoísmo el karma será real, porque simplemente no esperarás que hagan lo mismo por ti y sólo ayudarás a los demás. Esto te evitará el estrés de no recibir lo que das y te ayudará a conocer mejor a las personas (clientes incluidos) y potenciarás más tu marca personal.

Soy consciente de que este post puede provocar “cierta polémica”. Así que deja tu punto de vista en la sección de comentarios y dime si consideras que todos somos egoístas o no 🙂 .

¿Cómo recuperar el tiempo perdido?

¿Cómo recuperar el tiempo perdido?

A lo largo de nuestra vida perdemos un tiempo enorme en cosas que la mayoría de veces no tienen ni la más mínima importancia, aunque en ese momento pensamos que la tiene.

recuperar-el-tiempo-perdido

¿Cuántas veces has perdido tu tiempo en cosas que verdaderamente no te eran fructíferas? Seguramente una infinidad de veces. Me atrevería a decir incluso que has perdido oportunidades increíbles en tu vida por el qué dirán, por no tener problemas en la familia o simplemente porque el miedo te hace pensar que tú no eres capaz de realizar tus sueños, ya que eso en realidad, bajo tus inseguridades, es una pura utopía.

Yo te invito a que recuperes el tiempo de una vez. Pensamos que ese día tardará en llegar o que simplemente puedes pensar en que estarás en este mundo eternamente, aunque sabes que no será así; aquí simplemente estás de paso.

Sinceramente no sé la edad que tienes ni la vida que has tenido, aunque doy por hecho que habrás pasado por momentos muy alegres y también duros. Pero te voy a poner en una situación drástica, y quiero que lo reflexiones profundamente. La situación que te voy a describir te podría pasar el día menos esperado.

Imagínate que vas al médico y te dicen…

“Lo siento, estás muy enfermo, te queda poco tiempo de vida, mentalízate”.

O también…

Te quedan seis meses de vida

¿Cómo te sentirías? ¿Cómo reaccionarías y qué harías? Tu tiempo se acaba. Por más que lo quieras evitar no vas a poder, tu destino ya te ha puesto la fecha de partida antes de hora. Y una pregunta más ¿podrías recuperar el tiempo perdido?.

Para recuperar tu tiempo perdido debes pensar que hoy es tu último día, sólo entonces podrás exprimir los mejores momentos de la vida

¿Sabes? Cada vez me doy más cuenta que nosotros mismos nos complicamos la vida y aguantamos situaciones porque queremos que obviamente perjudica nuestra existencia.

Si aún estás aquí es porque tienes tiempo para recuperar tu tiempo perdido. La vida te va dando oportunidades día tras día, noche tras noche, pero un día se terminará y, sólo entonces, será cuando te plantees verdaderamente todo lo que podrías haber hecho y que no hiciste.

recuperar-el-tiempo-perdido-1

Escribe la historia de tu vida

Imagínate que te queda poco tiempo de vida y eso no lo puedes evitar, cuántas oportunidades has dejado escapar porque dabas por hecho que tenías más tiempo… Te das cuenta de que podrías haber dado más de ti y haber alcanzado algunos objetivos  que te marcaste en su momento y que solo se quedará en un deseo.

Esto no lo podemos permitir. Tenemos que hacer algo al respecto y cambiar la perspectiva de muchas cosas. Es el momento de ganar tiempo para luchar por todas nuestras aspiraciones.

La vida es complicada, pero lo es mucho más si no hacemos nada por ello. Muchas veces nos encontramos desmotivados y sin ganas de hacer nada. Es cuando nos tenemos que plantear en motivarnos para cambiar la situación de las cosas.

Si tienes un sueño y crees que vale la pena simplemente intenta enseñarlo al mundo, crecerás como persona y te sentirás mejor contigo mismo: es cuando por fin decides escribir tu propio libro.

Sinceramente no te importarán los resultados, tu única misión era mostrar al mundo que quieres aportar tu granito de arena. Si te sucede esto, entonces querrá decir que podrás alcanzar el éxito personal, porque estarás viviendo la vida que realmente te hace feliz. Serás consciente de que nada será fácil pero forma parte del desarrollo de tu vida, las experiencias sirven para mucho.

Vida hay una, tú sabes como vivirla.

Motívate de una vez y saca el potencial que hay en ti

Motívate de una vez y saca el potencial que hay en ti

Motívate de una vez y saca el potencial que hay en ti ¿qué más excusas tienes para no hacerlo? ¿tu situación actual? Todos tenemos problemas, pero eso no implica a que no empieces definitivamente a realizar lo que más te apasiona y mostrar lo que eres.

potencial

Escucho constantemente cosas tipo: qué suerte tiene este tío, ojalá yo tuviera dinero, ojalá me pudiera comprar esa casa pero claro… Yo nunca podré aspirar a eso ¿de verdad crees que será así? En ese caso tienes razón, es tu propia realidad, pero entonces no culpes a la vida, culpate a ti mismo por pensar de esta manera.

La mayoría de veces no conseguimos lo que nos proponemos nosotros mismos porque no lo permitimos. Es la forma más natural de excusar los problemas que tienes para no hacer lo que realmente debes hacer.

De acuerdo. Nos enseñaron a no soñar y a pensar que lo que tenemos es lo que hay. También es verdad que nos dijeron de pequeños que soñar no servía de nada y que no esperes grandes logros porque la vida es muy dura. Cierto, la vida es dura, pero también sucede esto porque no sacamos el verdadero potencial que hay en nosotros mismos.

La típica frase de “no soy capaz de hacerlo” o soy así porque así me hicieron ya ha quedado obsoleto. Vivir en nuestro presente con lo que nos enseñaron en el pasado no sirve absolutamente para nada. Ya hemos crecido, tenemos que demostrarlo de alguna manera. Dejemos atrás lo que dijeron que somos y demostremos al mundo de una vez lo que realmente somos capaz de hacer. Explota tu potencial y ten la vida que realmente quieres.

¿Sabías que el pensamiento es muy poderoso? ¿Sabías que todo lo que piensas se transforma en tu realidad? Esto no lo digo por decir, existen estudios científicos que así lo demuestran y todo esto es gracias a la física cuántica.

Está demostrado en base a esta ciencia en que los pensamientos altera el entorno. Por ejemplo, en base a los experimentos que se han hecho para demostrar esta teoría, cogieron dos muestras de agua y lo pusieron en dos recipientes. Pues bien, lo que hicieron fue lo siguiente: en un recipiente los científicos enviaban pensamientos negativos, insultos e incluso deseos de muerte. Y en el otro recipiente todo lo contrario, pensamientos de amor, cariño y ternura.

Los resultados fueron espectaculares: esos recipientes sintieron la reacción en base a los propios pensamientos de los científicos; aquel recipiente que recibió odio al cabo de los pocos días el agua estaba en estado de putrefacción y el que recibió amor siguió intacto ¿Esto qué significa? Pues básicamente que dependiendo nuestros pensamientos nuestro entorno cambia drásticamente.

Esto demuestra que si sacamos nuestro verdadero potencial nuestra vida cambiaría para siempre.

No tengas miedo a mostrar tu potencial, pues tu vida te lo agradecerá

Basándonos en la física cuántica se demuestra claramente que si muestras el potencial que tienes tu vida te lo agradecerá. Básicamente porque irás acorde a tus pensamientos y estarás haciendo lo que realmente te gusta.

potencial-1

Obviamente no es tarea fácil. La vida no es fácil, te enfrentarás a momentos duros, pero esto sucede porque no estamos acostumbrados a esta situación, con lo que el momento del éxito se demora.

A veces tenemos que sentir que somos niños para volver a arrancar con más fuerza. Ser adultos no equivale a no soñar, sino a utilizar las herramientas que te ha ofrecido la vida con más experiencia.

Una de las herramientas sería la motivación. Tenemos que estar constantemente motivándonos para recordar que vamos a conseguir dos cosas básicas: ser nosotros mismos y hacer lo que nos apasiona.

Vida hay una, al menos que sepamos. Por eso, no caigamos en el dogma del dolor y de la duda sino de la esperanza y la pasión.

Mientras tanto, te dejo un vídeo de motivación que realmente te ayudará a perseguir tus sueños.

¿En qué realidad vives?

¿En qué realidad vives?

¿En qué realidad vives? Probablemente sea una de las preguntas más importantes de la vida de un individuo. Todo depende de ello, seguramente la solución de los problemas sea precisamente esto o, al menos, el camino a seguir.

realidad

La realidad es relativa. Esto significa que todo lo que pienses, sientes y percibes no tiene por qué ser real. Es como una confusión de tu mente, una alucinación tangible que tienes presente día tras día, noche tras noche antes de acostarte.

Cuántos acontencimientos habrás experimentado en base a la realidad que tú mismo has creado. Quizás algunas sean de tu agrado, otras no tanto, pero probablemente y, por estadística, lo habrás creado tú mismo.

Si la realidad es un paradigma ¿qué podemos hacer al respecto? Probablemente tengamos muchas opciones o no dependiendo de nuestros pensamientos.

Te invito a que reinventes tu realidad

Basta de quejarnos. Eso no va a ser suficiente para equilibrar nuestra vida, pues genera todo lo contrario. Te invito a que reinventes tu mentalidad y el concepto de ti mismo, porque sólo entonces podrás encarrilar tu vida que, a su vez, lo podemos extrapolar a los deseos más profundos de nuestro ser.

Pero ¿cómo reinventar nuestras creencias de nosotros mismos? ¿qué herramientas tenemos a nuestro alrededor para cambiar esta situación? Simplemente hay una alternativa: vaciar nuestra mente.

realidad-1

Vacía tu mente. Elimina todo pensamiento que te desvíe de tu camino y consiente que se adentre en ti la lluvía de la armonía. Eso hará que consigas tu éxito, tus aspiraciones y tus anhelos más profundos que sólo tu sabes.

Presta atención a tu alrededor, pues las respuestas que estás buscando se encuentran allí, pero antes deberás quitarte la venda de tus ojos, sólo de esa manera tendrás la capacidad de sentir y percibir lo que la vida te trata decir.

Experimenta, date esa oportunidad. No dejes de hacerlo por el qué dirán. En todo caso, si decides no hacerlo que sea porque la experiencia que se te presente no te sirva para tu crecimiento personal.

No olvides tu sueño, tu meta y sobre todo tu ser, porque en el momento que decides vivir bajo la rendición te estarás adentrando al fracaso.

El camino será duro, lo sé, pero ¿qué otra alternativa tienes? ¿vivir bajo el manto de los demás? o ¿vivir bajo tus creencias? Aquellas personas que han alcanzado en su vida lo que deseaban ser y tener, no se basaron en las especulaciones ajenas sino en las propias.

¿Quieres el éxito financiero? ¿quieres que tu proyecto siga adelante? ¿quieres que por fin el destino juegue a tu favor? En ese caso te pido un sólo favor: cuando vayas a dormir sueña de forma intensa, porque algún día, si así lo haces, se hará realidad.

No tengas excusas si no alternativas

Las excusas no sirven absolutamente para nada, en cambio las alternativas debería ser la herramienta principal ya no sólo para los emprendedores sino para toda la vida en sí. De nada sirve querer hacer algo si luego no haces nada por luchar. Siempre se suele decir que es fácil hablar y poco hacer, pero cada vez me doy más cuenta que a mi, personalmente, me cuesta más no hacer nada.

excusas-1

Si reflexiono seriamente mi vida, me he encontrado con muchas personas que me han puesto excusas por cualquier motivo: no tengo tiempo para quedar, no puedo ir al baile porque me duele una pestaña, no voy a dar un paseo porque hace frío…

Pero esto en realidad es algo insignificante, lo verdaderamente jodido del asunto es cuando una persona se pone excusas así mismo por no hacer algo que realmente le apasiona.

Este post me ha inspirado una conversación que he tenido con una amiga mía hoy en el WhatsApp este mediodía. Es una chica que tiene arte, demasiado diría, aunque como en la mayoría de veces no es reconocido como es debido ( si lees estas líneas sabrás que eres tú y lo sabes 😛 ).

Me ha contado su situación actual y por qué lleva un tiempo sin hacer lo que realmente le apasiona. Mi respuesta, si ya me conoces ha sido esta:

Me parece muy bien todo lo que me dices pero… ¿Cuántas excusas estás dispuesta a decirme para no hacer lo que realmente te apasiona?

Su respuesta:

jajajaj Jony haber cuando tomamos un café que necesito que me hagas de coach

Bueno, a mi me encanta ayudar a los demás (¿no se nota?), pero pensándolo bien y fríamente he llegado a una conclusión.

Nadie puede elimintar tus excusas si tú no quieres

Creo que es una gran realidad. No importa los consejos que le pueda dar, ni tampoco las alternativas que le pueda exponer, ya que seguramente seguirá teniendo excusas ¿Por qué? Pues porque quién tiene que dar el primer paso para empezar a retomar el camino es ella misma. Eso sí, después, cuando haya decidido tomar su camino correcto entonces sí servirá los consejos.

Esto ya no sólo sucede en esta situacion en concreto, sino en cualquier ámbito de la vida: estudiaré cuando tenga tiempo, ya iré al gimnasio cuando esté más descansado o ya actualizaré el blog cuando tenga una inspiración divina.

Pero ahora te diré otra cosa que yo pienso.

No existen los momentos perfectos pero sí las decisiones correctas

Más claro que el agua, así de claro. No existe ese momento perfecto para empezar cualquier cosa o retomar lo que en su día empezaste, simplemente o se empieza o no se empieza, se retoma o no se retoma, punto.

excusas-2

Hay un concepto muy importante que no se tiene en cuenta, y aunque lo que te voy a decir parezca un frikada de las mías no lo es en absoluto: todo lo que piensas lo atraes. Sí, tal cual te lo digo. Si consideras que no tienes tiempo para hacer lo que realmente te gusta tu vida se manifestará por sí misma. Es decir, te dará la razón porque irá acorde a tus pensamientos. En cambio, si decides retomar lo que de verdad quieres hacer, verás como por arte de magia se te abrirán nuevos frentes que en un principio eran imposibles de asumir. De forma asombrosa tendrás el tiempo necesario para realizar tus actividades que tan feliz te hacen sentir, compruébalo por ti mismo/a.

Yo esto no lo digo por decir, recuerda que todo aquello que digo es en base a mi propia experiencia. Eso sí, debes tener una mentalidad positiva porque de lo contrario es como si no hicieras nada.

Las excusas sirven para perjudicar tu vida y tu salud

¿Sabías que existen estudios científicos donde demuestran que aquellas personas que no guían su vida en lo que le apasiona acaban perjudicando su vida porque acaba padeciendo una depresión y por tanto afectando su salud? De hecho, es la enfermedad número uno del siglo XXI.

Vida sólo tenemos una, al menos que conozcamos. Yo no te puedo asegurar que exista la reencarnación para que puedas empezar de cero, pero si tengo una reflexion que darte: cuando estés apunto de morirte y reflexiones la vida que has tenido ¿morirás orgulloso de tus logros y de todo aquello que luchaste por conseguir? o en cambio ¿sentirás frustración porque te rendiste en conseguir aquello que siempre has querido ser pero que en cambio no has tenido las agallas suficientes para echarle huevos a las adversidades?.

Sea cual fuere tu caso, de nuevo, la decisión la tienes tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza estos cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.