Ser Freelance es cada vez más normal. Los diferentes servicios que puedes ofrecer en internet son casi interminables. Trabajar desde casa es una posibilidad que a medida que pasa el tiempo es cada vez más usual y está ganando una repercusión increíble. Pero no todo es oro lo que reluce; como en todos los trabajos existe la posibilidad de que nuestro cliente nos nos pague el servicio. En esa situación ¿Cómo evitar impagos para no atormentarte?.

evitar impagos

En los tiempos que corren la deuda es algo muy común. Millones de empresas y Freelance se han arruinado por tener impagos en sus servicios. Esto es debido porque la marca o persona que te han contratado no te han pagado el dinero correspondiente porque ellos aún no han cobrado o simplemente no tienen dinero. Es de esos momentos donde la calma tiene que reinar en ti porque de lo contrario se podría producir una serie de reacciones nada recomendables.

Es comprensible que te enfades si un cliente no te paga lo acordado, tarda demasiado en pagarte o que simplemente no te contesta los emails, mensajes, etc, pero será peor si actúas con la sangre alterada porque entonces la solución nunca se manifestará por sí sola; siempre es preferible mantener la calma por lo que pueda ocurrir.

Vivir de internet está bien pero si quieres evitar impagos crea tus propias condiciones

Seguramente si estás leyendo este blog pueden ser por varios motivos, pero las principales son:

  • Querer vivir de internet
  • Conocer estrategias
  • Solucionar problemas

Existen muchos más motivos de los cuales han podido impulsarte a que leas mi blog (sea cual sea muchas gracias). Quizá ya tengas un negocio en internet o simplemente quieres aprender nuevas cosas, pero si algo tengo claro es que para aprender primero debes experimentar, tanto para bien como para mal.

Supongo que ahora te estarás preguntando a qué viene lo que os acabo de decir, pero ahora mismo lo vas a saber porque en realidad tiene mucho sentido.

Cuando una persona quiere vivir de internet solamente se fija en las cosas buenas, es decir, en el dinero que puede ganar, en los clientes que puede conseguir y en la buena vida que puede tener. Pero no toma en cuenta la parte negativa del asunto como los impagos. Muchas personas piensan que los impagos en internet son inexistentes, pero no es así, es como la vida misma, como las empresas offline, la deuda existe.

Pero está claro que la deuda existe en el momento que alguien te la produce a ti. Es de esos momentos donde te planteas por qué te ha pasado a ti y cómo lo podrías haber solucionado. Ese pensamiento es totalmente lógico, ya que tú has actuado con buena fe, pero quizás podrías haber evitado esta situación si desde un principio hubieras puesto tus condiciones.

Para que tengáis una idea, si tienes un impago te puede doler la cabeza, pero imagínate que tienes trabajadores para ti y no los puedes pagar por culpa de terceros ¿te has parado a pensar la angustia que sentirías? Yo de solo pensarlo me pongo enfermo. Ya me estoy imaginando esos momentos donde te dicen tus empleados que no es problema de ellos que tu no hayas cobrado, quieren su dinero y punto (totalmente normal).

Ebook gratuito

Cómo ser un emprendedor de éxito

¡Suscríbete al blog! Recibe todos los posts en tu correo y descárgate 1 e-book gratis de cómo ser un emprendedor de éxito

Para ello necesitaremos emplear una estrategia adecuada para que el riesgo de impago sea menor. Las fórmulas mágicas no existen y nunca se puede asegurar el 100% de fiabilidad en todas las acciones que emplees, pero seguramente puedas asegurar un 90 %. Pero antes de decirte lo que realmente te interesa, saber cómo evitar impagos como freelance, considero importante que tengas en tu mente lo que te voy a decir ahora.

Jerarquía de clientes

¿Jerarquía de clientes? Cuando empieces como freelance (si no lo eres ya), verás que no todos los clientes son iguales y se podrán diferenciar claramente. Para que entiendas lo que intento decir, me refiero a la confianza inicial que tendrás con tu cliente.

Para poder saber la jerarquía de clientes yo lo desglosaría en tres tipos de clientes:

  • Clientes que ya conoces
  • Clientes que vienen de parte de un cliente tuyo
  • Clientes que vienen por cuenta ajena

evitar impagos

Clientes que ya conoces

En el caso online suelen ser personas que ya has interactuando anteriormente ya sea en tu blog o las redes sociales. Antes de ser cliente tuyo os habéis ido conociendo mutuamente hasta que finalmente quiere tus servicios.

En realidad este tipo de cliente suele ser el mejor porque el riesgo de deuda disminuye bastante. La razón es sencilla: os conocéis y bajo ningún concepto querrá quedar mal contigo. Incluso en el caso que se produzca un impago, él mismo te buscará alternativas de pago para solucionar el problema.

Clientes que vienen de parte de un cliente tuyo

Si el cliente que ya conoces está contento con tus servicios, lo más normal del mundo sería que a personas que él conoce recomiende tus servicios. En una primera instancia puedes llegar a pensar que el trato es el mismo que en el anterior caso, pero en realidad no es así. Para comenzar esta persona no te conoce, tú a él tampoco y no hay nada que os una, simplemente una persona.

Quizá te guste éste artículo:   Hazle un regalo a tu proyecto

Aquí el riesgo de impago aumenta un poco más, aunque no es el peor de los casos, ya que tendrás herramientas a tu disposición para que eso no ocurra.

Clientes que vienen por cuenta ajena

Estos clientes te han encontrado a ti sin que tú hayas interactuado con ellos anteriormente ni tampoco vienen de parte de otro cliente tuyo. En pocas palabras, es el gran desconocido. Esa persona o marca sabe mucho de ti, te ha leído en diferentes sitios (blogs, redes sociales, etc.), pero tú en cambio no sabes nada, y aquí los impagos aumentan considerablemente.

Una vez que ya tenemos estipulado la jerarquía de clientes, es cuando nos toca finalmente emplear la estrategia adecuada para evitar la morosidad de los clientes. Pero antes de efectuarla, creo que se ve claramente el índice de confianza en una primera instancia hasta que se demuestre lo contrario. Por tanto, con el cliente que más confianza deberías tener os lo mostraré en una clasificación:

  1. Clientes que ya conoces
  2. Clientes que vienen de parte de parte de un cliente tuyo
  3. Clientes que vienen por cuenta ajena

 

Nota: esta escala se puede ir modificando según las circunstancias, pero esto siempre se habla cuando iniciamos un proyecto con los clientes.

Formas para evitar impagos como Freelance

Teniendo en cuenta con lo que te he comentado durante el artículo y la importancia que tiene evitar impagos (especialmente si tienes empleados), te voy a dar algunos consejos para evitar esta desagradable situación:

evitar impagos

Cumple con el objetivo: cumplir con el objetivo estipulado es fundamental. Si quieres que tu cliente te pague, debes cumplir tú también. Si le has prometido 15 posts mensuales (en el caso que seas redactor de contenidos), debes hacerlo, ya que de lo contrario puede tener la excusa de no pagarte.

El trabajo perfecto no existe, pero intenta acercarte: no creo en el servicio perfecto, porque lo que uno considera que lo es otro puede pensar lo contrario. Los gustos de las personas varían mucho. Es por eso que si no tienes un cliente del todo contento no te abrumes, es normal. Pero eso no implica que no hagas las cosas bien. Si no se llega un acuerdo con la marca, es probable que dejes de prestar tus servicios, pero seguramente cobrarás.

Habla con tu cliente de confianza: esto es para el caso de los clientes que vienen de un cliente tuyo de confianza. Si el te genera un impago, tienes la alternativa de explicar lo que te está haciendo “el cloiente que te ha pasado”. Seguramente lo pongas entre la espada y la pared, y la consecuencia será que seguramente pague por tal de no quedar mal con “su conocido”.

Cobra entre el 30 y el 50% del presupuesto por adelantado: bajo mi punto de vista no se tendría que aplicar en todos los casos. Por ejemplo, si conoces a tu cliente desde hace mucho tiempo y sabes que paga no tienes porqué imponer esta condición por la sencilla razón de que no parecerá natural. Pero si el cliente no lo conoces de nada y no tienes ninguna referencia lo ideal sería pedir por adelantado entre el 30 y el 50% del presupuesto. Al menos cobrarás una parte del trabajo y podrás pagar a tus empleados (si tienes). Por otro lado, de esta manera habrás cobrado por la mitad de la faena y podrás hacer la restante una vez te haya pagado la otra parte.

¿Qué pasa si un cliente no acepta tus condiciones de pago?

Existe la alternativa de que un cliente le parezca mal que pidas por adelantado dinero para comenzar a trabajar. Lo pueden considerar como desleal y que poca confianza. Tiene sentido pensar así, pero lo importante es tener garantías de cobro. Es una de las mejores formas para evitar impagos, ya que una vez los tienes vas a tener muchos problemas, y en el mejor de los casos lo cobrarás, pero nadie asegura nada.

Tú como Freelance, puedes tener miedo a que el cliente te diga que no trabaja contigo por esa “condición”, pero si queréis mi opinión personal, yo lo prefiero así, porque si quiere tus servicios es porque ha visto cómo trabajas y tiene referencias de ti, pero en cambio tú de él no. Por tanto, es preferible evitar situaciones desagradables e ir por la vía segura ¿no lo ves así?.

¿Evitas impagos como Freelance?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza estos cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Hola, soy Jonatan de la Serna

Recibe todos los posts en tu correo y descárgate 1 e-book gratis de cómo ser un emprendedor de éxito.